• El tema #Cuba requiere de manera urgente un análisis, estudio y comunicación lejos de los polos de: Viva la Revolución y Abajo la Dictadura.

 

Por Maureen García Cepero

 

Un análisis que incluya la historia de Cuba en dos momentos claves para la geopolítica en el Caribe y América Latina: la “guerra hispano americana (1868); y la Revolución (1959).

Destacando que la solución debe hallarse por los cubanos, en Cuba.

Debemos tener la suficiente claridad que nos permita entender que lo que se dió ese día en el país caribeño no es un contexto igual al del maleconazo en 1994, aunque aquí vemos un denominador  común: la existencia real, demostrada y palpable del Bloqueo/Embargo, por parte de Estados Unidos; esto, aunque haya  un polo que se enfrasque en negarlo rotundamente, y lo reafirme igual en su propaganda. Con la existencia de un pensamiento intermedio, que asegura que eliminar dicho Embargo ayudaría al cambio. Y otro polo que se esfuerza en mantener el camino socialista, sin otorgarle al capital, “ni un tantito así”.

Mi lectura, que es la de alguien que nació allá, que no vive en la Florida, que ha seguido visitando Cuba; que conoce, tiene amigos de estos dos polos, y también de la posición intermedia.

Hay que ver detrás de la crisis sanitaria generada por la pandemia de COVID 19; una crisis económica y estructural; de un modelo económico que finalmente nunca ha podido implementarse—1961 Bloqueo que lleva a una dependencia del CAME y la ex URSS; que en los 90´s “perdemos” ese salvavidas.

Después del domingo  todo vuelve a girar en estar a favor o en contra. Avivado por una campaña propagandística en redes de la no interpretación objetiva y yo afirmaría de estas tácticas de astroturfing que nos hacen ver la “espontaneidad” diversa ante un contexto ó evento social. Donde son parte y quizás objetivo esas generaciones que lo que alcanzan a recordar  es a Obama, a Trump, a una Cuba con internet, y bitcoin en el mercado negro cubano. Que con razón y reacción natural y auténtica su causa no es la crisis de los 60s, ni del Mariel, ni cómo se llega al período especial cuando la ex URSS se deslinda de  Cuba con la llegada de Gorbachov, de  las leyes Helms-Burton y Torricelli, de las medidas de Clinton en el 1999 todas ellas redundantes en el recrudecimiento del bloqueo a la Isla.

Por tanto, es real la insostenibilidad de esta situación que planteo y creo que debe ser un parteaguas para construir el cambio con los de adentro, y hago énfasis en esto porque retomando la geopolítica e historia se ven “destellos” modernizados del  destino manifiesto del siglo XIX.

Todo esto me lleva a pensar que hay que ver sí o sí la historia en este “dale pa aquí y pa’llá” desde un punto de vista geopolítico, de papel muy importante de la propaganda en el contexto de las redes sociales y una crisis real.  Debemos voltear el análisis más allá de la retórica y narrativa de 62 años en ambos lados:  el papel de la Geopolítica hacia Cuba en la Independencia y en la Revolución… aderezada siempre por la Propaganda.

Por lo tanto, Propaganda y Geopolítica son inseparables y son temas a los qué hay que llegar desde un análisis y una propuesta profesional, objetiva. 

No podemos comenzar sin un poco de nociones de geografía política, pues la isla de Cuba está situada en el eje del Hemisferio centroamericano; une  a la vez dos continentes (Norte  y Suramérica) y separa dos océanos; es, por tanto, una encrucijada del Hemisferio occidental,  “la llave del golfo” la llamaban.

 

Cuba
  • Por lo tanto, Propaganda y Geopolítica son inseparables y son temas a los qué hay que llegar desde un análisis y una propuesta profesional, objetiva.

Y aquí vamos: Desde el punto de vista de los Estados Unidos, toda situación que se manifieste en el Caribe afecta vitalmente a su seguridad nacional. Por tanto, han desarrollado  de una manera más o menos permanente una política especial para el Caribe, primordialmente destinada a impedir la dominación de esta área por cualquier otra potencia hostil o no. Los historiadores americanos aceptan, generalmente, el año de 1898 —guerra hispano-cubana-norteamericana—como  la fecha que señala la llegada de los Estados Unidos a potencia mundial. La causa de aquella guerra fue la cuestión cubana, pero tras ella latía la cuestión del istmo, la cuestión del istmo de Panamá, y la Florida.

En aquel entonces: Manganeso, cromita, cobre, mineral de hierro, oro y mineral de zinc plomizo van en su totalidad a los Estados Unidos. En realidad, económicamente, Cuba está (es decir, estaba) unida a los Estados  Unidos. Sus granjas, centrales azucareros y minas están relativamente cerca de las grandes regiones manufactureras y de los centros de consumo de los Estados Unidos, todo esto de manera muy sintetizada, por lo que la nueva  potencia pone acción esa “voluntad” de Estados Unidos de guiar toda una estrategia para aprovechar esta cercanía geográfica, y expulsar a una España en decadencia,  ya atrasada en su imperio y agotada de guerrear en las Américas. A este respecto se hace imprescindible recalcar  que durante la radicalización del nacionalismo alemán el tema geopolítico fue la base de su doctrina y su propaganda y a este tenor se funda en el 1924 la Revista Geopolítica.

Entonces, no podemos pensar como  de “contexto aislado “, mucho menos de “generación espontánea” lo que vimos en Cuba el domingo 11 de Julio, y es necesario alejar, de todo análisis profesional de este tema, de las pasiones patrióticas. Lo resumiría en que estamos ante el mismo objetivo de la guerra hispano-cubano-norteamericana, pues no debemos olvidar el peligro de España, de Europa,  en la geografía política estadounidense, en tanto era un obstáculo, y hoy Cuba es un estandarte del socialismo que sin entrar en el campo ideológico no lo ha podido derrocar, aunque sí se ha hecho lo imposible por asfixiar a su pueblo.  

Hay CAMINOS:  

COMUNICACIÓN: Cuba, ¿quiénes son hoy sus ciudadanos?, Además del tema generacional, los cubanos están descubriendo el frenesí de las redes sociales por tanto; hay que entender que aunque son un factor muy importante a tener en cuenta, las redes  no lo son todo, pero compactan esas burbujas que bajan al ciudadano de a pie.

La comunicación en Cuba más allá de mal gestionada no puede seguir en la simulación y el triunfalismo.

Hay que modernizar el discurso, adecuarlo a las nuevas relaciones sociales y a los nuevos escenarios, es imprescindible rediseñar el mensaje, lejos de la retórica revolucionaria usada  hasta la fecha.

Hay que tener una estrategia técnicamente proporcionada con todo el universo de la ciudadanía, digital que hable a tod@s hay que encontrar esos nichos. o no, sino va a perder la fuerza de sus raíces, y desvanecer  el proyecto social por lo que muchos de los ciudadanos ( que no están en los polos, esperan). 

Del lado de la “oposición”  -y de los que creemos en el Cambio fuera de los polos-legitimarse en dos vías, principales:

Mensaje: Tener  upgrade de mensaje, discurso y retórica embarcado en eufemismos de libertad. Donde los portavoces del mismo siguen este discurso de los que salieron y se vieron forzados a irse, en el 1959.

Causa: Construirla. Porque no es la causa de tod@s. Retomemos lo que comentaba al inicio: dar voz a estos ciudadanos silenciados ( ó auto silenciados) atrapados dentro de estos polos.

Liderazgo: Ausencia total. Un presidente que además de errores comunicacionales graves para el contexto, muestra que no sabe para dónde y que estar en Twitter se resuelve todo. Con una personalidad que no “conecta” con la imagen de líder para los cubanos. Es leído desconectado,  sin arraigo.

Y del otro lado, no existe. Volteando a las generaciones recientes de artistas ( algo de liderazgo en ellos para ser oposición) son 3 generaciones atrás como mencionaba; no salen de la polarización para hablarle a tod@s. Si no piensas como ellos eres un comunista, miedoso, chivato; conmigo ó en mi contra.

El liderazgo que surja debe romper con esto y tácticamente jugar con las mismas cartas: entrar por las fisuras de la estructura de gobierno actual.

Abro paréntesis: Para much@s consultores, asesores, especialistas de la política aplican la ciencia política para otros países ¿por qué no para Cuba? Por qué seguimos “cayendo” en el juego de la opinión pública y lo mediático?-cierro paréntesis.

Si se quieren cambios democráticos, si bien no siempre lleva a resultados democráticos; debe al menos, asumirse el riesgo y las consecuencias que implican esos cambios.

Por tanto, los cubanos deben reconstruirse lejos de aires de libertad importados y a nosotros, los de “fuera”, ser interlocutores de objetividad y nivel de análisis. Eso se lo debemos a nuestra Isla.

error: Content is protected !!